22.10.2019 |

“Nos abrieron las puertas del mundo”

263 nuevos profesionales de la Universidad de Montevideo se graduaron en el Auditorio Nacional Adela Reta (Sodre)

Jóvenes alegres y expectantes llenaron los pasillos del Auditorio Nacional Adela Reta (Sodre). El lunes 21 de octubre amaneció lloviendo, pero en la tarde salió el sol. Ya con las togas negras con bandas de colores que diferencian a cada facultad, antiguos compañeros de clase charlaron y se rieron mientras esperaban que el reloj marcara las 19:00 h. Los familiares y amigos que ocupaban las butacas superiores comenzaron a escuchar las estrofas del himno universitario (Gaudeamos Igitur). Se abrieron las puertas del auditorio y entraron los protagonistas: 263 caras sonrientes que esa noche se graduaban.

Desde la tarima, el rector Dr. Juan Manuel Gutiérrez Carrau, el secretario académico Dr. Enrique Etchevarren, los decanos y parte del claustro de la Universidad contemplaban a los nuevos profesionales. Ente los graduados de este año, estuvieron por primera vez los técnicos de las carreras Gestión de Moda y Tendencias, Gestión de Negocios Gastronómicos y Gestión en Organización de Eventos y Hospitalidad. Durante su discurso, la Técnica en Gestión en Moda y Tendencias Francesca Grasiuso indicó: “Como con todo nuevo proyecto, es imposible saber qué esperar hasta que uno se ahonda por completo en él. Hoy podría decir que mis expectativas han sido más que cumplidas y aún mejor, ​superadas​”.

Las palabras de los nuevos profesionales durante los discursos ilustran el espíritu de la Universidad, que han ido adquiriendo día tras día durante varios años. La Lic. Maite Martínez se remontó al primer año de Comunicación y recordó una cita del periodista Ryszard Kapuscinski citada en clase: «Para ser buen periodista —que hoy me animo a cambiar por “para ser buen comunicador”— hay que ser buena persona». Reconoció que en ese momento “se le rompieron todos los esquemas” y concluyó: “Hoy, no veo mejor forma para explicar la tarea del comunicador”.

Uno de los pilares de la UM es promover una cultura de servicio. Esta idea estuvo presente en el discurso de la Dra. Ana Sofía Cairo, graduada de la Facultad de Derecho. En sus palabras, agradeció a las familias y amigos de los presentes y dijo: «Es bueno recordar las palabras de Clemente Estable cuando decía: “El que sabe y el que puede está en deuda con el que no sabe y no puede”. Si hay algo que nos llevamos de nuestro pasaje por la Universidad es la importancia de servir”».

Luego de la entrega de birretes a los graduados de la Facultad de Humanidades y Educación, tomó la palabra la Lic. en Traducción Sofía Consolandich: “Los traductores podemos despertar ideas, encender todas las luces o apagarlas. Sabemos entretenernos durante horas buscando lograr la sinfonía perfecta que acompañe lo que queremos transmitir. Tenemos en nuestras manos asegurarnos que el conocimiento pueda llegar a todas las mentes y que nadie, independientemente de su lengua o cultura, se quede sin formar parte. Podemos, en definitiva, llegar a salvar el mundo”, dijo.

El Ing. Felipe Peselewitz animó a los graduados a volar alto sin olvidarse de la formación que adquirieron durante la carrera: “Nos enseñaron a trabajar en equipo, a confiar. A respetar al que tenemos al lado. Nos enseñaron que de nada sirve competir y tomar ventaja, sino que es mucho más fructífero compartir y aprender del otro. Nos enseñaron que, al ingresar a una organización no somos más que nadie, sino que llegamos para aprender de los demás y brindarle valor. Nos trataron con respeto y calidez humana, nos cuidaron. Y efectivamente, aprendimos del ejemplo. Nos abrieron las puertas del mundo”.

El Lic. en Negocios Internacionales Felipe Lafluf habló en nombre de los graduados de la Facultad de Ciencias Empresariales y Economía y se dirigió a los profesores: “Gracias por su vocación, por su responsabilidad, por ayudarnos a entender un poco más el complejo, cambiante, ambiguo, volátil mundo en el que nos toca vivir y trabajar”.

Finalmente, tomó la palabra el rector de la UM, Dr. Juan Manuel Gutiérrez Carrau. Mirando a los jóvenes profesionales, les dijo: “Queridos graduados, les deseo lo mejor en esta nueva etapa que comienzan. Que más allá de ser buenos profesionales, sean buenas personas, personas de bien, en quienes se puede confiar. Personas generosas, que sepan valorar todo lo recibido y agradecer siempre”. Y agregó: “Termino dando gracias a sus profesores, que son el alma de la Universidad. Muchos están aquí presentes, honrándolos a ustedes y a sus familias. También agradezco a todos aquellos que con su trabajo diario hacen realidad la Universidad de Montevideo”.