21.09.2018 |

Simposio internacional “Providencia Humana y Divina”

Docente de la Facultad de Humanidades y Educación participó de un simposio internacional en la Universidad Austral de Buenos Aires

Francisco O'Reilly, actual director del Departamento de Filosofía de la UM, formó parte del equipo internacional de disertantes en el encuentro “Providencia Humana y Divina” en la Universidad Austral de Buenos Aires (Argentina). El simposio fue organizado en el marco de un proyecto de investigación con financiación internacional que busca trabajar el tema de la relación entre la providencia humana y la providencia divina. “Por providencia podemos entender la forma de gobierno que se hace de las cosas para alcanzar su fin, o su bien. Sobre todo, se da cuando los gobernados son seres libres. Así, un padre procura que sus hijos maduren y alcancen independencia y una vida plena, pero no puede hacer todo por ellos, sino que provee las cosas necesarias para que ellos lo alcancen por su cuenta. Eso mismo es lo que se puede pensar en la idea de una providencia divina”, afirmó O'Reilly.

Entre los conferencistas del simposio asistieron teólogos, filósofos, biólogos, físicos y psicólogos de Latinoamérica, Estados Unidos y Reino Unido. El simposio se realizó en modalidad cerrada, con investigación que propone un debate entre personas que están trabajando el tema desde diversas perspectivas. En la siguiente entrevista, O'Reilly habla sobre su experiencia en este encuentro internacional y los puntos que trató en su conferencia.

¿Qué destacás de este tipo de encuentros?

Cada vez se habla más de la importancia de la interdisciplinariedad, pero son pocas las instancias donde se encuentran realmente personas de diversas disciplinas para debatir los mismos temas, a fin de que las perspectivas que se aportan desde cada área sirvan para iluminar la perspectiva del otro. En este sentido durante las intervenciones, por ejemplo, se debate sobre cómo se entiende la idea de necesidad en cada área, y si se puede aplicar una u otra noción al área del otro. Esto sirve muchas veces para mejorar el diálogo y evitar los equívocos que se generan en el diálogo entre diversas disciplinas. 

¿Cuál es el tema que planteaste en tu conferencia?

Mi papel tiene que ver con los modelos de comprensión del gobierno divino, y considerando las diversas perspectivas e ideas ver por qué la noción de un Dios personal sería la más adecuada. El enfoque es desde filosofía de la religión, es decir, una reflexión sobre los modelos de comprensión de lo divino, y su relación con el mundo. En este sentido, si por ejemplo se identifica a Dios con la naturaleza, es decir, con una fuerza que mueve todo con necesidad. Es decir, no habría espacio para la libertad. 

¿Cómo se puede definir la personalidad de Dios?

Habría que distinguir la personalidad de persona. La personalidad de Dios no es algo que podamos saber, sino más bien su ser personal. Eso quiere decir, que Dios es persona, es decir, es alguien que define su accionar desde sí mismo, es propiamente libre de toda determinación. El ser personal, quiere decir que uno tiene una identidad, y una autodeterminación de sus acciones. 

¿Cuál es la relación entre Dios, Persona y Benevolencia?

En este sentido, para comprender la idea de providencia divina, es importante comprender que Dios como creador, y creador personal, interviene en el mundo buscando que la creación alcance su bien. Y en ese sentido, se entiende que Dios busca que todos llegamos a tener cierta plenitud en nuestro ser. Algunos autores al considerar a Dios, entienden su perfección (Dios es la máxima perfección) como un ser tan perfecto que no puede ocuparse de pequeñas cosas. Como ese padre ocupado que no tiene tiempo para atender los asuntos pequeños de un niño, y su madre lo saca de encima (los antiguos decían que los dioses no están para ocuparse de nosotros). El tema de la benevolencia divina, implica que Dios sí puede y quiere ocuparse de nuestras cosas, y ningún tema es irrelevante para Él.